Ser voluntario

A lo largo de nuestra historia han pasado por los diferentes proyectos de la Fundación más de un millar de voluntarios. Para entidades sociales como la nuestra son una fuerza insustituible: aportan tiempo, conocimientos y un apoyo educativo y emocional valioso. Ahora, con un récord histórico de personas que han contribuido a desarrollar este proyecto, miramos hacia delante para hacer nuevos colaboradores.

La historia ha ido dibujando y caracterizando a los voluntarios sociales: desde una entrega incondicional para realizar “aquello que hiciera falta” hasta un perfil más profesional y más consciente de su papel como agentes de cambio social. El voluntario moderno, inmerso en una sociedad global, se distingue por una convicción y una responsabilidad clara del papel que tiene en la sociedad.

El voluntario moderno, y también aquel voluntario que siente el afán de hacer algo para romper los desequilibrios sociales, tienen cabida en una fundación que crece gracias a las personas. Junto a los profesionales que ejecutan la acción diaria con los niños, los jóvenes y las familias del Raval, son más que una parte del motor de la entidad, son la esencia.

Testigos

Testimoni1
"Los niños son el futuro y tendrían que ocupar un lugar privilegiado en la sociedad. En Gavina podemos aportar educación para que estos menores, cuando sean adultos, puedan estar todos al mismo nivel para abordar su vida."
Danielle Létard
Pintora. Voluntaria del taller de manualidades
Creo que en la formación humana y social de cada individuo hay que reservarse un espacio para llevar a cabo acciones que demuestren un compromiso y una preocupación real por el entorno y por las personas que lo forman. El compromiso social que el centro y sus trabajadores tienen es un motivo más que loable para querer participar de esta iniciativa.”
Nicolás García-Amado Sagardía
Periodista. Voluntario de cocina y de apoyo educativo
Testimoni2
Testimoni3
“Ser voluntario es una suerte. Quiere decir que hemos entendido que tenemos que ceder una parte de nuestro tiempo a otras personas y colectivos que no han sido tan favorecidos en la vida. Ser voluntario en Gavina tiene un valor añadido. “Trabajar” con niños de un barrio con tantos valores... Y con tantas carencias... Una sola sonrisa de estos niños te compensa, de sobras, el esfuerzo que se tiene que hacer.”
Josep M. Bruguera
Voluntario de apoyo educativo